Huancavelica.poesia
 
Huancavelica.poesia
Confesiones diarias de amor
Duélete de mis dolencias...
De los lectores...
SMP Yauli Deportes
Huancavelica.poesia

Imagen
Un saludo especial a los internautas de la I.E. "San Martín de Porres" Yauli - Huancavelica...En especial a la Promoción "D...". Lean muchach@s. Suerte.
Hay poemas en el link "Confesiones diarias de amor", espero comentarios.
 
Mi nombre es Fidel Hilario Huamaní, poeta y...
UNO
Y qué puedo ver
Si no es
La extensión permanente
De tu risueña mirada

Y qué puedo oír
Si no es
La melodía innata
De tu franca sonrisa

Y qué puedo recordar
Si no es
La imagen viva
De nuestro reciente encuentro

Y qué puedo agradecer
Si no es
La sincera convergencia
De tus besos sobre los míos

Porque puedo ver,
Oír, recordar y agradecer
Ésta es la auténtica
Confesión de mi parte
Para recordarte
Que mi vida
Está impregnada de ti.
Hvca. 23/09/03


DOS
¿Y qué debo hacer
para que no hagas
cosas que no debes hacer?

Tú me dices que yo,
te hago hacer cosas
que no debes hacer

Pero, yo me pregunto:
¿Quién nos hace hacer
cosas que no debemos hacer?

Yo no sé
qué cosas debemos hacer
y qué cosas no debemos hacer

Atado al calor de tus labios
no pienso en qué cosas hacer
tampoco en qué cosas no hacer

Cuando estoy contigo
sólo sé que soy prisionero
en la dulce pasión que nos regalamos

Cuando estoy contigo
sólo tengo un deber:
No librarme de tu regazo.


TRES
Vivo un amor
pintado de secreto
que lleva el sello
del silencio en sus labios

Vivo un amor
que no despierta
la sospecha de la vida
porque nació del secreto

Vivo un amor
que se acomoda
a la terca monotonía
de "que no pasa nada".

Mientras vivo ese amor
la lozanía de mis labios
tiene que refrenarse
en la celda de las ansias

Mientras vivo ese amor
mis manos sólo deben acariciar
la pintura del secreto
sin mancharse con la verdad

Mientras vivo ese amor
sólo debo pensar que es sueño
porque la realidad llega
sólo cuando la gente empieza a dormir.


CUATRO
Porque he vivido
en el mundo
con la ironía
del comediante,
mis palabras
te son sueño y lejanía

¿Y qué debo hacer
para que mis palabras
dilaten la verdadera esencia
de mi sentimiento?
¿Qué decir
del rocío de mi sangre
que está prendida
de transparencia?

No quiero ser el ocaso
en la sombra de tu olvido
No quiero ser la noche
en el extremo de tu alegría
Quiero ser el aire natural
que se muere porque me respires
Quiero ser la mañana
que se despierta al abrir tus ojos.

No quiero ser la eterna rutina
que no roba tu atención
No quiero ser el anónimo epitafio
que se muere sin mención
Quiero ser, si tú me lo permites,
al menos, el mendigo de tu amor.


CINCO
Al caer esta tarde
sólo quiero agradecerte
la dicha que me regalas
cuando estoy contigo

Quiero agradecerte
el calor de tu pecho
que me enternece
como madre a su hijo

Agradecerte la locura
Más hermosa y grande
Que hemos protagonizado
Al filo de la madrugada

Perennizar en mi mente
Cada centímetro de tu piel
Fundiéndose en mis labios
Para desembocar el deleite divino

Aún me dura la sensación
Que tu sangre corriente
Ha esculpido en mi mente
Con la entrega natural de tu aroma

Pequeña,
Has colmado mis días
Con las ansias de tenerte
Has llenado mis sueños
Con la obsesión de amarte


SEIS
¿Qué sabemos
tú y yo de la vida?
¡Sólo saberla vivir!

Creemos tener la sonrisa
Como eterno estandarte
Sin embargo, el llanto
Es también bandera permanente.

No hemos aprendido a distinguir
Las fronteras del día y la noche
Los límites del bien y el mal
Los espacios de la vida y la muerte

Vivimos cargando la incertidumbre
De ser y no ser
Y nos resistimos a ser tocados
Por el velo de la tristeza.

Entonces,
Hay la urgencia de encender la fe
Con la luz del optimismo.
De vencer el dolor
Con el germen de la esperanza...
Porque la vida
ES LA VICTORIA DE LA MUERTE.
Hvca. 23 de diciembre del 2003


SIETE
UN RETO PARA LA VIDA
Pudimos haber sido
Uno más
En la interminable estadística
De la muerte
¡Y no lo fuimos!

Nuestras vidas
Siguen encendidas
Como cada mañana
Al despertar el sol.

¿Y por qué precisamente
es tan nuestro el dolor?

El Señor nos ha puesto
Un reto para saber:
Cuánta FE tenemos
Para vivirla con él.
Cuánto AMOR tenemos
Para compartirla por él.
Cuánta ESPERANZA tenemos
Para recibir su milagro de vida.

¿Y qué hacer entonces?
Elevar nuestra fe
Incansablemente.
Amar el amor
Hasta que nos duela.
Fortalecer nuestra esperanza
Con una sonrisa, aún en el dolor.
Hvca. 25 diciembre del 2003


OCHO
Hoy me ha atrapado la tristeza
En la inmovilidad de mis labios
Y te siento tan mío en mi alma
Que siento tu dolor en el pecho.

La bandera de la fe que empuñaba
Ha decaído en la penumbra de la tarde
Y me estoy viendo morir lentamente
Como no te puedes imaginar.

Mis ganas de vivir han desaparecido
En el sólo recuerdo de lo que nos ha pasado
No es mi dolor el que me humilla
Es la pena de sentir tu tristeza

Hubiera preferido sobre todo el mundo
A ser la única víctima de la adversidad
Hubiera querido ser la herida única
Que alivie toda la tristeza de tu ser.

Pero sobre esta pertinaz confusión
Mi mente se alza en cada mañana
Para recordarme que lo sucedido
Es una lección de vida para enfrentarla.
09-01-2004


NUEVE
Si para curar tus penas
Sólo bastara darte mi corazón,
Te diera con tal prisa
Que ya quisiera verte sonreír

Si para olvidar tus tristezas
Sólo bastara mi sangre
Te las diera gota a gota
Con tal de renacer tu ternura

Si para lograr la paz de tu alma
Sólo bastara mi propia vida
Te la diera arranca de mi cuerpo
Para renovar tus ansias de vivir.

Pero, la realidad es distinta
Por eso te doy mi corazón
Te entrego mi sangre
Te ofrezco mi vida
En la sencillez de estos versos
Que nacen en la sangre viva
De mi humilde corazón.

Te doy mi vida en cada trozo
De esta poesía casi inconclusa
Porque sé que la vida nos ampara
De la sombra oscura de la muerte
Porque sé que la flor de la vida
Absorbe de la muerte su vital energía.
09-01-2004
 
UNO
Debo de desechar esta mala costumbre
De cubrirme con el rostro de la palabra
Cada vez que mi alma solloza por tu nombre
¡Pero no sé como olvidarla, no lo sé!

Mientras tanto, intentando procurar
Robaré la mirada de tus tiernos ojos
Para regocijarme desde estos renglones
Que aún en la distancia, podemos vernos

Yo no tengo otra manera de esgrimir
Las tristezas y alegrías de mi esencia
Sólo tengo esta extraña forma de extrañarte:
En el filo de cada palabra, cada amanecer.

No conozco otra forma de confesión
Que ésta flor hecha de palabras
Que nacen desde el eje de mi corazón
Y se reverencian ante ti, su forjadora

Sé que muchas veces me marchito
En la sequedad de tu ausencia
Pero, con la sola presencia de tu voz
Ilumino el color perdido de mi rostro

Perdóname
Por no haber encontrado otra forma
Para edificar lo que mi alma siente
Perdóname
Por no conocer otras formas comunes
De decir que te amo irremediablemente
23-01-2004


DOS
Y estoy aquí
Sentado frente a tu silencio
Tejiendo mi vida en cada recuerdo
Al saberme, que sin ti, no soy nada

No quiero ser presa de las exageraciones
Tampoco la incrédula luz de un verano pasajero:
Estoy mojado de pena de los pies a la cabeza
Descubriéndome del manto de la soledad

Como una motivación natural para sonreír
Me haces tanta falta para sobrevivir
Me haces tanta falta, que sin ti
No estaría construyendo estos versos

Quisiera saber algo de ti o sólo escucharte
Para despejar las nubes grises de mi pecho
Es difícil sobrevivir esta intensa ansiedad
Y no sé si sabré sostener el lienzo de mi fe

Eres el inevitable puerto de mi sentimiento
Y tu ausencia ha dejado un barco varado
En la sequedad de mis emociones...
Y muero en las ganas de poder estrecharte.
26-01-2004


TRES
Debo aprender a convivir
Con el silencio
Y la tortura de la distancia
Manteniendo firme
La flor de tu sonrisa.

Debo aprender a ser la roca maciza
Que lleva sus penas por dentro
Y mostrar mi rostro imponente
A pesar de las heridas que me sangran

Debo recordarme a cada momento
Que no debo ser la frágil brisa de otoño
Que muere en la espesa luz de la nostalgia;
Pero ya ves, es inevitable mi lamento

En el boleto de tu ausencia te extraño
Eres la obsesión que me embarga
Eres la melodía de mis latidos
Y soy incapaz de apartarme de tu nombre

Enséñame a vivir incólume sin tu presencia
Ayúdame a negar mis ansias de amarte
Dame la contraseña para dejar de soñarte
En fin, jamás te alejes, para dejar de pedirte.
Miércoles, 28 de Enero de 2004


CUATRO
Me he entregado al loco consuelo
De hablarte con el rostro de estos versos
Y no tengo más otra forma de implicarte
En la llanura de mis soledades

Estoy incrustado en el rito de las melodías
Estoy prisionero entre el día y la noche
Estoy siendo revocado por el regocijo
Estoy resistiendo la sequedad de tus besos

He de ser, a ciencia cierta, la única paradoja
Que expira en la mínima ausencia de tu sombra
He de ser, a mansalva, el único testarudo
Que convierte su esperanza en llanto de niño

No tengo nada de mi en la cruz de la vida
Estoy hecho de ti, de tu nombre y tu sonrisa
No tengo nada con qué consolar mis vacíos
Estoy hecho de ti, por eso te requiero.
Miércoles, 28 de Enero de 2004


CINCO
Poniendo tranqueras al tiempo
Y ridiculizando la "velocidad luz"
Hemos extendido ante nuestros ojos
Tantas veces, el infinito azul

Le hemos robado al sol su protagonismo
Y nos hemos apropiado de las alturas
Para hacer volar nuestros corazones
En la energía vital de los truenos.

Hemos germinado de puro amor
En el manto verde de las montañas
Desafiando la lucidez de las nubes
Y hoy tengo razón de extrañar tu primavera

Las flores silvestres han detenido su aroma
Esperando nuestras huellas de pecho abierto
Y las rocas han dejado de tocar el cielo
Condenando nuestra abrupta ausencia.

¿Recuerdas? La ciudad entera era nuestra
Sus salpicones de luz al caer la noche
Sus rayitas de tejas dorados por el sol
Todo, todo eran de nuestro total dominio

Héroes en las alturas, sólo nosotros
Postergando el hambre, sólo nosotros
Con lluvias de besos en los pechos, sólo nosotros
Con emociones de amor incontenible, sólo nosotros.
Hvca. 29 enero del 2004.


SEIS
Yo no sé cómo convencerte
Que estoy atado a ti
Con todas mis ganas
Y con todas mis emociones

Mi mundo se ha reducido a ti
Mi horizonte es tu mirada
Mi memoria sólo eres tú
¡Y no puedo conmoverte!

Cada vez que me evitas
Me conviertes en nada
Me robas la vida
Y hubiera preferido morir

Dime qué no tengo
Para no merecer tu amor
O dime mejor, para no vivir
Que nunca me has amado

Aún así, en ese eterno sueño
Entre el tiempo y el olvido
Te ofrendaré esta sangre
En la semilla de este intenso amor

Yo sé que no ostento
El brillo seductor del diamante
Pero mis versos de labriego
Brotarán en tus rastros
Cada vez que me pises
Con la fuerza de tu indiferencia.
01/02/04 09:46:06 p.m.


SIETE
La mujer que yo amo
Desde la ceja del mar
A otro lado del teléfono
Me dice "¿Para qué?"
Cuando quise ir a buscarla.

La mujer que yo amo
Desde el pie de la cordillera
Entre el tráfico y las olas
Me dice "que ya no volverá"
Cuando dije que la extrañaba.

La mujer que yo amo
Desde una agitada calle
Muy lejos de mi soledad
Me dice "que no quiere
Hacerme más daño"
Cuando le dije que la amaba.

Pero el hombre que la ama
Cuánto daría por estar con ella
Pero el hombre que lo extraña
Cuánto ansía que ella vuelva
Pero el hombre que por ella muere
Sufre el daño de su ausencia.

¿Es incomprensible
El lenguaje del amor?
¿Es difícil sentir
Las muestras del amor?
No descubro las respuestas...
Yo sé que ella me ama
Pero no quiere que yo le ame.
(01/02/04 10:21:59 p.m.)


OCHO
Aun me late el último beso que me diste
Con el apasionado rótulo de un "Te amo"
Y no he dejado de probar el recuerdo
Desde aquel día que me lo regalaste.

Es fresco la huella de tus palabras
Y hoy me lanzas la triste incertidumbre
De "que no quieres hacerme más daño"
Y me muero en la ansiedad de tenerte

Voy a ser la hiedra pertinaz de tu pecho
A pesar de la aridez de tus emociones
Voy a ser la sombra sutil de tus años
A pesar de las tranqueras que pones al amor

Has sacudido los anhelos de mi torso
Haciendo volar las hojas de mis sueños
Y necesito celebrar cada día contigo
Todos los besos pintados con "un te amo"

No pienses que tu amor me "hace daño"
Me hace daño, la distancia que nos separa
Me hace daño, la ausencia de tus besos
Me hace daño, la soledad que me abate.
01/02/04 11:04:18 p.m.


NUEVE
Quítame las ganas de vivir
pero no me quites la esperanza
de brotar en el candil de tu pecho
Arráncame este terco corazón
pero no me quites la ilusión
de dormir en el brote de tu regazo

Quítame la obsesión de escribirte
pero no me quites el cielo de tus ojos
que es el papel que cubrirá mi muerte
Sepúltame en tu rabia y tu olvido
pero no me faltes con tu sonrisa
que cubrirá la sangre del aborrecido

El día que me destierres sin tu aire
quiero que tu sonrisa sea mas grande
porque no tendrás a esta hierba terca
escalando el muro de tu existencia
El día que ya no tenga qué pensar
quiero que me borres de tus aflicciones
para que "no me hagas más daño"
porque el "daño", me lo habré llevado yo.
02/02/04 09:34:20 a.m.

mariofides@hotmail.com
Me interesa tu opinión poética